El testimonio de la juventud, detrás de cada mascara puede haber una sonrisa

Nuevos liderazgosCultura Mayo 6, 2021

Creo que todo aquel que esté leyendo esto, sabe hacia donde va. Nos enfrentamos ante un momento muy difícil, la reforma tributaria, los fanatismos, la desinformación y el amarillismo tiene al país en pánico y este es el humilde testimonio de un joven de 17 años que quiere transmitir un mensaje, sobre todo a sus contemporáneos.

Primeramente (y valga la redundancia) el comienzo, donde hace unos días se presento una reforma tributaria que de inmediato causaría descontentos en el pueblo. Reforma que, después de dos días de protesta fue retirada por el presidente de la república. Con base en esto me surgieron muchas preguntas; ¿y ahora qué?, debido a la crisis liderada principalmente por la pandemia, el país presentó una baja del PIB del 7%, el mas bajo desde 1986, a su vez el peso colombiano es actualmente la moneda mas devaluada en América latina y fue declarada como una de las economías emergentes más débiles de la actualidad. La deuda externa del país sobrepasa los 850 mil millones de pesos (COP) ¿Qué hacemos? Es por eso que personalmente creo que una reforma tributaria es necesaria en este momento, una reforma bien formulada, equitativa y efectiva, pero de eso se encargan los expertos.

Dejando de un lado lo económico, quisiera hacer alusión a la parte humana, creo que antes de ser estudiantes, políticos, profesionales, expertos y de más, somos personas y estoy seguro de que a todos nos ha tocado el corazón la situación actual. El derecho a la protesta es innegable, todos tenemos derecho a expresar nuestro inconformismo sea cual sea el tema para protestar, la violencia no lo es, y lo digo parado en la mitad de cualquier segregación, bando o grupo que exista, es decir en una posición absolutamente neutral. Colombianos somos todos, los manifestantes, los agentes de las fuerzas publicas y el resto de personas que no son ni lo uno ni lo otro y todos tenemos los mismos derechos de los que tanto se ha hablado últimamente. El derecho a la libertad de expresión, derecho al libre culto, derecho a la protesta, pero no he oído ni leído a nadie hablar del derecho a la vida, sin duda el mas importante y el que mas me ha puesto a pensar. Que dolor ver a mi país lleno de sangre, es realmente duro ver a tantas personas sufrir, en un lugar históricamente alegre, amable y humilde. ¿Por qué? Es la pregunta que me surge, siempre he dicho que al hablar de derechos hay que hablar de deberes. Empezando por el respeto al prójimo donde “mi espacio se acaba donde empieza el espacio del otro”. Colombia debe defender varios aspectos, por ejemplo, la institucionalidad, donde hacen parte las fuerzas públicas, Colombia debe defender la vida, honra y bienes de los ciudadanos, donde se encuentran los que protestan y las fuerzas públicas. Estos ejemplos son para darse cuenta de que todos somos lo mismo, así como un ciudadano particular debe llegar a su casa a abastecer a su familia, un soldado, policía o agente debe llegar a lo mismo, a jugar con sus hijos, a vivir la vida.  

Todo esto que usted acaba de leer tiene un fin y un propósito, y es invitarlo a hacer el bien, seguro se preguntara; ¿cómo hacerlo? A lo que invito es a dejar de un lado su ideología política y pensar en sus compatriotas, a dejar los fanatismos y ayudar, a informarse bien. Hago un llamado a la unión, entre todos podemos salir de esto de una manera pacifica y la mejor manera es empezar por nosotros mismos. No nos matemos más.

Nuestra historia ya le dio la vuelta al mundo y que mejor que una segundad vuelta con buenas noticas, este es un país reconocido por la calidad de nuestra gente, no lo desaprovechemos.  

 

 

Somos un Centro de Pensamiento

Manténgase al día con las últimas noticias, eventos y documentos de interés