Ideas que Matan

Nuevos liderazgosCultura Agosto 4, 2021

Las ideas e ideologías políticas han servido a la humanidad para fomentar la acción, la cooperación, el orden y la convivencia en la sociedad. Sin embargo, algunas de estas ideas llevan consigo arriesgados supuestos metodológicos que desdibujan la funcionalidad de la política y fomentan un ciclo interminable de conflicto social.

El colectivismo dualista es uno de estos supuestos. Asume que la sociedad está fragmentada en colectivos contrarios a razón de su moralidad (bondad/maldad), historias o intereses comunes en un tiempo y lugar (nación, raza, religión). La fragmentación impone disyuntivas irresolubles frente a un enemigo común, sin el cual se cree que sería posible alcanzar anhelados y nobles fines grupales como el progreso, la paz, la igualdad o la felicidad.

Una vez el colectivismo dual convence puede llegar a justificar la acción violenta sobre el "enemigo" para salvaguardar o ajusticiar los intereses grupales. Esta radicalización transforma la cognición impactando la motivación y la identidad de la persona. Por un lado, la motivación que trae actuar en pro del grupo produce recompensas subjetivas, reconocimiento y enaltecimiento moral, que le instan a efectuar hazañas heroicas o defender la causa común, por ejemplo, defender la supremacía de una raza sobre otra, la emancipación de la clase obrera o defender la patria. Por otro lado, la identidad se afecta porque se homogenizan los intereses con las aspiraciones grupales, imposibilitando cualquier acción o deseo que proceda de su amor propio y o del desarrollo de su individualidad.

Persuadir a otros bajo el concepto dual (amigo/enemigo), reforzar moralmente su propósito (lo justo, lo noble, lo bueno a perseguir), y justificar la violencia son el comienzo de la acción que finaliza con la deshumanización del “enemigo” y la instauración del terror. La persuasión cada vez es más fácil. No se requiere un esfuerzo de adoctrinamiento radical, ni del reclutamiento de antaño, basta con la exposición a mensajes y resultados que refuercen la idea. Las redes sociales los transmiten de manera rápida, autoseleccionando seguidores con un simple hashtag (#). Sus mensajes apelan a las emociones básicas. La ira, la frustración, la agresividad, el odio, la compasión, la culpa, la envidia, la venganza y la indignación. Sus adeptos ceden a la exaltación que produce el ajusticiamiento y la censura. Los mensajes se intensifican cuando el emisor ostenta un perfil mesiánico, rasgos narcisistas y capacidad de persuasión. El seguidor se siente obligado, incluso sin que medie coacción, a violentar al enemigo para ganar mérito en el grupo.

El paso de la idea a la acción violenta requiere de tres componentes: el enemigo a someter (víctima), un público espectador (motive/indigne) y la agresión en sí que someta. Los ejemplos abundan en la historia reciente con las ideas detrás del nazismo, el fascismo, el socialismo o el radicalismo religioso. Sus gestores han recurrido al aniquilamiento violento de su enemigo o a su humillación usando la fuerza, ya sea dentro del Establecimiento o fuera de él (IRA, ETA, Al Qaeda, Tupamaros, Sendero luminoso, en Colombia FARC-EP, ELN, AUC). El “enemigo” que se convierte en trofeo y se reduce, en el futuro puede desencadenar un ciclo vengativo incesante.

Nuestra racionalidad puede permitirnos salir del entumecimiento moral auto-destructor del colectivismo metodológico. La razón permite al ser humano reconocer las ideas que matan, establecer límites morales e institucionales para evitar la seductora falacia heroica de antropomorfizar un pueblo, una nación, una patria, un Estado, una raza o una idea fantasiosa que legitime matar al son del credo, del manifiesto o del himno nacional.

Construir nuestra individualidad, comprender las ideologías sin esclavizar la conciencia, es el reto que nos confronta hoy. Sin reconocernos como individuos, no podremos reconocer a otros, ni responsabilizarnos de nuestra acción en la sociedad. Sin la individualidad no hay posibilidad de romper las cadenas de las ideas que matan o deshumanizan. Desde la minoría más pequeña de la sociedad, la persona, podemos aportar al progreso de la sociedad sin rectores, ni dirigentes mesiánicos, alcanzar nuestros fines sin cosificar a nadie, confiar en los demás sin crear ríos de sangre.


El acuerdo internacional de Escazú: Una trampa para Colombia

Apreciados Amigos y queridos lectores, hoy quiero poner nuevamente en alerta máxima a todos ustedes y a los ciudadanos colombianos, como también a todos los estamentos privados


Mayo 2, 2022

Maturana, Arrieta y Cepeda

Pacho Maturana justificaba sus derrotas deportivas con una frase lapidaria: ‘perder es ganar un poco’.


Mayo 2, 2022

Matoneo al Ejército en Twitter: táctica cobarde para ganar elecciones

Atacar a la Fuerza Pública sin pruebas ni fundamentos legales en medios de comunicación y redes sociales es un método muy bajo para llegar


Mayo 2, 2022

Ni perdón ni olvido

Los creyentes tenemos claro que los designios de Dios son perfectos, vaya si lo son.


Abril 22, 2022

Somos un Centro de Pensamiento

Manténgase al día con las últimas noticias, eventos y documentos de interés