Matoneo al Ejército en Twitter: táctica cobarde para ganar elecciones

Narrativa históricaCultura Mayo 2, 2022

Atacar a la Fuerza Pública sin pruebas ni fundamentos legales en medios de comunicación y redes sociales es un método muy bajo para llegar a la Casa de Nariño. 

Esta semana el Comandante de las Fuerzas Militares está en el ojo del huracán por una serie de trinos en los que responde a un senador de la República que de antaño viene atacando a nuestras Fuerzas Militares. En su doble condición de congresista y candidato presidencial el líder del Pacto Histórico utiliza su discurso como un arma política en tiempos en que el campo de batalla pasó de estar en las áreas rurales y montañas de Colombia a las redes sociales.

Puede sonar extremo, pero los trinos matan gente. Cuando se emana odio en Twitter, Facebook, Instagram o Tik Tok a través  de un discurso político se puede llegar a  matar personas de manera indirecta. No es casual que hayan querido quemar vivos a varios uniformados el año pasado, como consecuencia de una retórica política que se ha vuelto costumbre en redes.

Bajar la moral de la tropa es una estrategia que utiliza cualquier persona u organización que quiera derrotarla. Otro método de combate es hacer que los soldados desconfíen de sus superiores, siendo este tipo de fórmulas efectivas si se quiere ganar una batalla.

La actual contienda presidencial se mueve en terrenos de guerra.  La tan ansiada paz pareciera haberse reducido a un papel, cuyos términos no se han podido cumplir aún. Para algunos quizás la respuesta sea que no fue firmada en una Notaría, práctica de moda en los últimos días.

Las causas de la guerra están vivas. Narcotraficantes, guerrilleros, paramilitares, delincuentes comunes y corruptos son los más grandes males que azotan a nuestro país. Es inquietante oír al candidato presidencial que tiene un hermano que visita de manera frecuente a delincuentes como los Moreno Rojas, que estos no son narcotraficantes, ni paramilitares, que apenas son corruptos o fueron corruptos y están en un proceso interesante de perdón social. La corrupción también es una forma de violencia, en buena parte de los casos génesis de las otras.

Combatir a las Fuerzas Militares es pilar de la lucha insurgente. Apoyar movimientos clandestinos como la Primera Línea es una manera de atacar de manera ilegítima a la fuerza pública. Cuando el candidato Petro manifiesta en un trino que son los soldados los que mueren por culpa de Clan del Golfo, y que varios generales están en la nómina de ese Clan, sin decir cuales, tiene como propósito desmoralizar la tropa y generar un ambiente de desconfianza de los soldados frente a sus superiores, técnicas de combate orquestada de antaño por guerrillas como las Farc o en su momento el M19.

Hace bien el general Zapateiro al responderle al otrora guerrillero vestido de candidato presidencial que “No hay a quien le duela más la muerte de un soldado que a los que portamos el camuflado y, por supuesto, a sus familias y a la patria misma, pero su sacrificio supremo por el país no debería ser usado en narrativas de campaña política”.

Las palabras de Zapateiro son absolutamente legítimas, no son groseras, hacen un llamado a la ecuanimidad. Muy sentida es la respuesta del General, cuya tropa quieren desmoralizar y el defiende. El honor militar debe hacerse respetar, y su comandante en jefe hizo lo propio. Si existen generales implicados en actuaciones ilegales debe decirse cuáles son para iniciar de inmediato las acciones legales en su contra. Si un congresista o un ciudadano cualquiera tienen información al respecto debe ponerla en conocimiento de las autoridades correspondientes.

Si ofende a algunos la alusión del General Zapateiro a las bolsas plásticas, deben recordar que habla con la verdad. Hace una descripción de la realidad que todos vimos en la televisión, hechos que aún no son claros, pues no se sabe de donde provinieron los recursos que entregaron a Petro y que quedaron filmadas en video, como tampoco su destinación, ni porque de manera tan burda inserta varios millones de pesos en bolsas plásticas, recordándonos a todos prácticas propias de narcotraficantes.

A Petro le digo: por favor, deje de hacer campaña en contra de las Fuerzas Militares, las mismas que a diario lo cuidan, que han garantizado su vida y la de su familia desde que abandonó la clandestinidad, que a pesar de amenazas e incluso posibles atentados en su contra ha sido siempre la Fuerza Pública la que lo ha amparado, y que es gracias a ella que está vivo. Al General Zapateiro, así como a toda la Fuerza Pública mi respeto, admiración y solidaridad. 

Matonear a la Fuerza Pública en redes sociales, sin pruebas, sin fundamento, es práctica propia de cobardes que pretenden ganar votos a costa de hombres y mujeres que están dispuestos diariamente a dar su vida por cada uno de nosotros. Para los que primero es deber antes que vida.


El acuerdo internacional de Escazú: Una trampa para Colombia

Apreciados Amigos y queridos lectores, hoy quiero poner nuevamente en alerta máxima a todos ustedes y a los ciudadanos colombianos, como también a todos los estamentos privados


Mayo 2, 2022

Maturana, Arrieta y Cepeda

Pacho Maturana justificaba sus derrotas deportivas con una frase lapidaria: ‘perder es ganar un poco’.


Mayo 2, 2022

Ni perdón ni olvido

Los creyentes tenemos claro que los designios de Dios son perfectos, vaya si lo son.


Abril 22, 2022

Fraude electoral y de la Registraduría… nada

En las elecciones de Congreso del 2010 se presentaron muchas irregularidades que, una vez constatadas por el CNE, mostraron fenómenos de FRAUDE, similares a los


Abril 22, 2022

Somos un Centro de Pensamiento

Manténgase al día con las últimas noticias, eventos y documentos de interés