Plataformas colaborativas para la Reactivación Económica

Judicial y legislativaEconomía Febrero 23, 2021

La coyuntura económica sumada a la necesidad  de promover políticas que garanticen eficiencia  con bajas inversiones de capital vuelve a situar en  la agenda política la regulación de los modelos de  economía colaborativa; una política que garantice  una mejor disposición de los recursos para la  generación de mayores ingresos resulta transversal 
a la luz de los índices macroeconómicos actuales. 

De acuerdo con el Grupo de Políticas Públicas y  Regulación de la Asociación Española de Ingenieros de Telecomunicaciones, se puede definir el concepto de “economía colaborativa” como un  modelo de apoyo para el intercambio de bienes y  servicios mediante plataformas digitales. Es decir,  modelos de intermediación digital que permitan la colaboración entre usuarios para la provisión de  bienes y servicios de forma gratuita o mediante  un pago, tal y como lo hacen plataformas como  Uber, Rappi o Airbnb. 

Para bien, la cuarentena aceleró procesos de  implementación tecnológica. Mercados que  tradicionalmente funcionaron con la presencialidad, encontraron en modelos colaborativos alternativas para continuar con la provisión de  sus servicios, un claro ejemplo de esto fueron  las denominadas “plazuelas virtuales”, alternativas digitales utilizadas para la provisión pecuaria y el aumento en el uso de plataformas  P2P para la compra y venta de bienes y servicios.  

Desafortunadamente, a la fecha no existe un  marco normativo que permita el libre funcionamiento de estas ideas de negocio. De  hecho, en la práctica vemos cómo la entrada  de plataformas al mercado encuentra oposición en sectores económicos tradicionales, lo que  dificulta la posibilidad de generar el impacto  político suficiente para la promoción de una Ley que habilite su funcionamiento. 

Está claro que la actividad libre de estas plata formas no es un capricho de los emprendedores millennial, pues su funcionamiento puede  generar efectos positivos en mercados específicos. Esta afirmación se respalda con los estudios del Banco Interamericano de Desarrollo  que señalan que las plataformas colaborativas,  de ser correctamente aplicadas, pueden producir los siguientes beneficios: 

  • Generar inclusión social y económica.
  • Promover redes de pequeñas empresas y la  transformación de comunidades. 
  • Facultar a casi cualquier ciudadano a ser oferente de bienes y servicios y a generar  ingresos.  
  • Generar autosuficiencia de las comunidades locales.  
  • Reducir la informalidad de la economía.
  • Generar seguridad y trazabilidad en el mercado. 

Bajo esta perspectiva, una propuesta de regulación de  estos negocios puede ser una línea transversal de la  política de reactivación económica del Gobierno  Nacional. Aun así, vale la pena destacar que estos  modelos también tienen sus fallas y mal utilizados  pueden generar profundos problemas, tales como:  informalidad laboral debido al desconocimiento del  tipo de relación entre plataformas y colaboradores, y  de competencia desleal con las empresas tradicionales por no equiparar las cargas económicas y burocráticas  entre unos y otros. Es así como una iniciativa que se proponga como objetivo regular este tipo de negocios  como mínimo debería garantizar: 

  • El aporte a seguridad social de los colaboradores de  las plataformas sin necesidad de generar relaciones laborales. 
  • Equiparar y reducir las cargas regulatorias en materia  de trámites y costos con las empresas tradicionales. - Reconocer un régimen especial de tributación aplicable a los colaboradores y a las plataformas intermediarias. 
  • Fomentar modelos de economía colaborativa en  pequeñas y medianas empresas. 
  • Garantizar la llegada y el uso de las plataformas en el  nivel territorial promoviendo la actividad en negocios locales de la agroindustria. 
  • Fomentar la innovación tecnológica desde centros  de educación superior. 

Sin temor a errar, es posible afirmar que el uso de  las tecnologías de la información y las comunicaciones y de los modelos colaborativos puede ser favorable en el marco de la reactivación económica  y luego de ésta. Es por eso que vale la pena que el  Gobierno Nacional fomente la sanción de un  cuerpo normativo suficientemente robusto para  garantizar, con responsabilidad, el funcionamiento  de este tipo de negocios.


Lo que no dijo la Minga

¿Quién ronda y verifica las millonarias apropiaciones que se hacen a favor de comunidades indígenas?


Julio 26, 2021

Populismo cegador

Aristóteles nos advierte en “La Política” que “la mayoría de los tiranos han surgido de demagogos que se han ganado la confianza


Julio 26, 2021

Decisión difícil, decisión de paz*

*Columna publicada en La Silla Vacía el 12 de abril de 2020

En plena reflexión por cuenta de la pandemia de la covid-19, bien conviene analizar a quién cumplirle: si a


Julio 13, 2021

Destruyendo no se construye un mejor país

Durante los últimos 20 días, los colombianos hemos presenciado un estallido social sin precedentes en la historia reciente de nuestro país.


Mayo 18, 2021

Somos un Centro de Pensamiento

Manténgase al día con las últimas noticias, eventos y documentos de interés