Una ayuda desde el sector privado para aliviar la emergencia.

Narrativa históricaProyecto de Ley Febrero 23, 2021

Como es de conocimiento abierto, estamos  atravesando una de las peores crisis sanitarias  de nuestros tiempos; aunque sabíamos de la  posibilidad de la generación de una pandemia  en el mundo, nadie pudo calcular sus consecuencias 
que, inclusive, aun no las sabemos. Por ahora,  en los diferentes países que registran numerosos contagios de COVID-19, hemos evidenciado  afectaciones en los sistemas políticos, sociales,  de salud, y por supuesto en la economía, sin  que nadie pueda establecer con certeza sus  consecuencias reales. 

En Colombia, de acuerdo con las cifras que a  diario reporta el Ministerio de Salud, es evidente  que el propósito de la cuarentena obligatoria  nacional, decretada desde el 24 de marzo de 2020, como las demás medidas adoptadas por el Gobierno Nacional para contrarrestar el efecto de  la pandemia han sido positivas, toda vez que al  momento de escribir esta columna, la tasa de ocupación de las UCI en el país por casos de  COVID-19 es inferior al 3% y la tasa de contagio o  tasa reproductiva de la pandemia bajó de 2.5 y  ahora es cercana a 1, según los reportes oficiales.

Basado en estas cifras alentadoras, es posible intuir  que la reactivación económica podría realizarse  con un poco más de celeridad, evidentemente sin  descuidar la salud de los colombianos, con el fin de  tratar de mitigar o aminorar lo que ya muchos  estamos calculando, pero sin certeza sobre su  resultado: una grave crisis económica.

Hasta el momento sabemos que, en Colombia, en  el mes de marzo de 2020, primer mes de cuarentena, 1´600.000 personas perdieron su  empleo según cifras del DANE, por lo que se  estima que al finalizar el año esta cifra de  desempleados aumente a 2´500.000 según  proyecciones de Fedesarrollo, derivando en una  crisis no solo económica, sino también social.

Con este panorama, el Gobierno Nacional ha  hecho esfuerzos para alcanzar la mayor cantidad  de recursos disponibles con el fin de atender esta  emergencia. Hasta el momento, ha obtenido una  cifra cercana a los 53 billones de pesos, gracias al aumento del déficit fiscal hasta el 6,1% del PIB,  autorizado por la Comisión de la Regla Fiscal; no  obstante, aun no sabemos si eso es suficiente o se  van a tener que seguir buscando recursos de otras fuentes.

Por todo el contexto antes mencionado, es muy  importante que la reactivación económica se realice con más celeridad, entendiendo que el  sector privado en actividad podría tenderle la mano al Gobierno Nacional y a todos los colombianos, siempre en cumplimento de los protocolos que determine el Ministerio de Salud. Esta ayuda del sector privado no solo se  
podría ver reflejada en la generación de empleo y en la reactivación económica, sino también en el pago de impuestos a la Nación.  Una empresa en cuarentena, no solo no genera empleo ni movimiento económico, tampoco genera ingreso para la nación a través de impuestos, toda vez que si se encuentra inactiva es imposible atender sus obligaciones fiscales.

Según el reporte de la DIAN, para 2019 los impuestos indirectos (IVA – Impo Consumo) han generado a la fecha un ingreso aproximado de 46,6 billones de pesos, que representan un 30% del total del ingreso impositivo para la  
Nación. Seguramente con la cuarentena obligatoria, el recaudo de los impuestos indirectos se reducirá sustancialmente, toda vez que estos se generan en la compra y venta de bienes y la prestación de servicios, cuyos sectores estuvieron muy golpeados durante marzo y abril de 2020.

Con una reactivación económica oportuna, el sector privado podrá tender un puente de ayuda al Gobierno Nacional, por lo menos manteniendo sus ingresos corrientes, disminuyendo así la necesidad de endeudarse con el fin seguir obteniendo recursos para atender la emergencia generada por el COVID-19.


El acuerdo internacional de Escazú: Una trampa para Colombia

Apreciados Amigos y queridos lectores, hoy quiero poner nuevamente en alerta máxima a todos ustedes y a los ciudadanos colombianos, como también a todos los estamentos privados


Mayo 2, 2022

Maturana, Arrieta y Cepeda

Pacho Maturana justificaba sus derrotas deportivas con una frase lapidaria: ‘perder es ganar un poco’.


Mayo 2, 2022

Matoneo al Ejército en Twitter: táctica cobarde para ganar elecciones

Atacar a la Fuerza Pública sin pruebas ni fundamentos legales en medios de comunicación y redes sociales es un método muy bajo para llegar


Mayo 2, 2022

Ni perdón ni olvido

Los creyentes tenemos claro que los designios de Dios son perfectos, vaya si lo son.


Abril 22, 2022

Somos un Centro de Pensamiento

Manténgase al día con las últimas noticias, eventos y documentos de interés