Narrativa históricaEconomía

Paro superó el costo de la reforma tributaria

Guillermo E. Ulloa T.Mayo 10, 2021
imagen 1

Mientras analistas tecnócratas del Ministerio de Hacienda proyectaban modelos económicos para equilibrar las finanzas publicas hacia la sostenible reactivación y mantenimiento de programas sociales, los promotores del paro promovían una protesta pacifica en contra de la pretendida reforma tributaria.

Bajo argumentos de inequidad, empobrecimiento e inoportunas cargas fiscales, las centrales obreras, magisterio, estudiantes, Fecode, gremios transportadores y mingas indígenas, argumentando derechos fundamentales a la protesta, convocaron la movilización del 28 de Abril. Exigían retirar el proyecto de reforma tributaria estimada en nuevos ingresos fiscales aproximados de $ 25 billones de pesos, inconveniencia de incremento del IVA y otras iniciativas de mayor recaudo.

Una protesta cínica e irónica.

Indígenas protestando por la reforma tributaria, cuando las comunidades son exentas. Estudiantes pidiendo gratuidad, cuando el problema no son oportunidades de trabajo sino ganas de trabajar. Docentes, jueces y funcionarios públicos con régimen laboral protegido y excepcional. Transportadores con mejores vías y fondos de reposición para optimizar equipamiento rodante.

https://guillermoulloatenorio.blogspot.com/2017/02/los-verdaderos-terratenientes-de.html

Lo que empezó como protesta pacifica desencadenó horda de actos delictivos, vandálicos y terroristas, azuzados por organizaciones internacionales desestabilizadoras.

Las actuaciones, como se contempla en el decálogo acuñado por el francés Felix Guattari y difundido por el chileno Alexis López, conocido como Revolución Molecular Disipada, es contra la institucionalidad democrática. Es la ejecución de acciones revolucionarias graduales, horizontales y desestabilizadoras, en el territorio nacional, aprovechando dinámicas redes sociales como instrumento director. Devastación exitosamente probada en Chile, el año pasado, alterando el exitoso modelo socio económico

En las tres ciudades mas importantes, Bogotá, Medellín y Cali, gobernadas por simpatizantes de la izquierda colombiana, se permitió experimentar el modelo revolucionario. Bajo el manto de consabidos discursos de inequidad, pobreza y conciliación, limitaron la función policiva, convirtiendo la fuerza publica en observadores pasivos. Promovieron la comunicativa observancia de organismos internacionales protectoras de derechos humanos impidiendo el constitucional derecho protector en defensa de la amenazada población civil.

Detrás de las primeras líneas de pacíficos marchantes, se camuflaron vándalos profesionales, cuyo primer objetivo era debilitar el sistema de transporte masivo urbano. El segundo objetivo, bloquear las vías a las ciudades estrangulando el suministro de bienes. La tercera línea, no esporádica sino planificada, se ejecutaron acciones de pillaje a establecimientos de comercio, sitiando estaciones de servicio y el normal suministro de combustible y arremetieron contra oficinas de instituciones financieras, como símbolo capitalista. La cuarta línea, convocar las organizaciones indígenas, protectoras de cultivos ilícitos, con actos enmascarados de soberanía ancestral. La quinta línea, escudados en la oscuridad nocturnal, daños en las comunas mas violentas, apoyados por delincuencia local, atacando la infraestructura de estaciones, guarniciones e integridad física de integrantes de la fuerza publica.

https://guillermoulloatenorio.blogspot.com/2017/03/colombia-convertida-en-narco-estado.html

El pretexto de protestar la reforma tributaria perdió validez cuando fue retirado el proyecto por el gobierno. Sin embargo, el paro continuó.

Frutas, verduras, leche, huevos y carnes perecieron. Actividades portuarias fueron suspendidas. Cadenas productivas agroindustriales detenidas. Avícolas y porcícolas sin alimento. Sectores industriales desabastecidos por falta de materia prima. Supermercados, tenderos, plazas de mercado sin víveres.  Transportadores paralizados por escasez total de combustible y bloqueos intermitentes. Red hospitalaria debilitada. Sector comercio cerrado. Todas secuelas que tardaran tiempo en recuperar.

Las perdidas estimadas, en daños a la infraestructura de bienes públicos, paralización de sectores productivos, transporte, comercio, entre otros, exceden la cifra de $ 30 mil millones, superando el costo de la reforma tributaria protestada.

¿Quien pagará las perdidas?  Sin duda, la población, a quien los marchantes supuestamente protegían.

Somos un Centro de Pensamiento

Manténgase al día con las últimas noticias, eventos y documentos de interés